Fases del Concurso de Acreedores en España

Concurso de acreedores

Un concurso de acreedores es un procedimiento legal que se inicia cuando una persona, física o jurídica, no puede hacer frente a sus pagos de manera regular. 

En España, este proceso está regulado por la Ley Concursal (Real Decreto Legislativo 1/2020, de 5 de mayo), y es esencial para gestionar de manera ordenada las deudas con los acreedores, buscando la máxima satisfacción de los mismos y, en lo posible, la continuidad de la empresa.

Fase Preconcursal: Preparación

Antes de entrar en las fases formales del concurso de acreedores, existe una etapa crucial conocida como preconcurso. Durante este periodo, que puede durar hasta tres meses prorrogables, el deudor tiene la oportunidad de negociar con los acreedores para alcanzar un acuerdo de refinanciación o un acuerdo extrajudicial de pagos. Este proceso es vital para intentar evitar el concurso de acreedores y sus consecuencias.

En la preparación del concurso, el equipo legal del deudor recopilará toda la documentación necesaria, analizará la situación financiera de la empresa y establecerá la mejor estrategia para proteger los intereses de todas las partes involucradas. 

La documentación a preparar incluye:

  • Memoria económica que narra la situación actual del deudor
  • Inventario de bienes, 
  • Lista detallada de los acreedores.

Fase Común

La fase común comienza con la presentación de la solicitud de concurso ante el juzgado mercantil competente. Tras la admisión de la solicitud, el concurso se declara y se publica en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Durante esta fase, se nombrará un administrador concursal que tomará posesión de su cargo e intervendrá al concursado.

El administrador concursal tiene la responsabilidad de determinar la masa activa y pasiva de la empresa. Esta incluye la clasificación de los créditos en privilegiados (especiales o generales), ordinarios y subordinados, lo que determinará el orden de pago en la liquidación. Además, el administrador emitirá un informe detallado que incluye un inventario de activos y una lista de los acreedores.

Fase de Convenio

Esta fase permite al deudor y a los acreedores presentar propuestas de convenio para reestructurar las deudas. Estas propuestas pueden incluir quitas (reducciones de la deuda hasta un 50%) y esperas (ampliación del plazo de pago hasta un máximo de cinco años). 

La junta de acreedores será convocada para discutir y votar sobre las propuestas de convenio presentadas. Si una propuesta obtiene suficiente apoyo, será aprobada por el juez, lo que permitirá al deudor continuar con su actividad y cumplir con los pagos reestructurados según el convenio.

Fase de Liquidación

Si no se alcanza un acuerdo en la fase de convenio, o si el convenio aprobado no se cumple, se procederá a la fase de liquidación. En esta etapa, el administrador concursal elaborará y ejecutará un plan de liquidación que implica vender todos los bienes del deudor para pagar a los acreedores siguiendo el orden establecido por la clasificación de los créditos.

El objetivo de esta fase es liquidar el patrimonio del deudor de la manera más eficiente posible, maximizando el retorno a los acreedores y cerrando formalmente la actividad empresarial si es necesario.

Fase de Calificación

La última fase del concurso de acreedores es la calificación, en la cual se analiza la conducta del deudor antes y durante el concurso. El administrador concursal, junto con el Ministerio Fiscal, elaborará un informe que determinará si el concurso es fortuito o culpable.

  • Concurso Culpable: Se declara cuando se determina que el deudor ha tenido una actuación negligente o dolosa que ha llevado a la insolvencia.
  • Concurso Fortuito: Se declara cuando la insolvencia se debe a causas que el deudor no pudo controlar, como pueden ser circunstancias macroeconómicas adversas.

La declaración de un concurso culpable puede conllevar sanciones severas, incluyendo inhabilitaciones y multas, mientras que en un concurso fortuito, se procederá a la conclusión del procedimiento sin sanciones adicionales para el deudor.

A tener en cuenta en un concurso de acreedores…

El concurso de acreedores es un mecanismo legal complejo y estructurado diseñado para manejar situaciones de insolvencia de manera ordenada y justa. Es esencial para los deudores en situación de insolvencia considerar la asistencia de profesionales expertos en derecho concursal para navegar adecuadamente las fases del concurso y buscar las mejores soluciones posibles tanto para ellos como para sus acreedores.

En Martín & Asociados, entendemos las complejidades del concurso de acreedores y estamos aquí para guiar a tu empresa a través de este proceso desafiante. Si te enfrentas a dificultades financieras o consideras el concurso de acreedores como una opción, no dudes en contactarnos. Juntos podemos explorar todas las alternativas disponibles para proteger tu patrimonio y encontrar la mejor solución posible. Llámanos hoy para programar una consulta y comencemos a trabajar hacia una solución efectiva.

0

Related Posts

Reestructuración de deuda empresarial

Reestructuración de deuda empresarial Reestructuración de deuda empresarial es el proceso de financiación dentro de las PYMES en el que se retrasan los vencimientos de deuda con financiación suplementaria, debiendo…
Leer más

7 puntos para detectar…

Una crisis empresarial manejada a tiempo es un buen remedio para salir de ella. Caso contrario, se puede extender como una enfermedad alcanzando todas las áreas de la empresa, comprometiendo…
Leer más