¿Cómo puede refinanciar su deuda bancaria una Pyme?

Recomendaciones para que la Pyme refinancie su deuda bancaria

¿Cómo puede refinanciar la deuda una empresa con las entidades financieras?

 

Es importante la negociación con las entidades financieras de las condiciones actuales de nuestros productos financieros, con el fin de mejorarlos.

Refinanciar las deudas supone para la empresa una mejora en los tipos de interés o una ampliación de la amortización, para reducir las cuotas que pagamos y de este modo disponer de una mayor liquidez.

Es un proceso que consiste en sustituir los créditos o préstamos en vigor por otros con un plazo de devolución mayor, los cuales permitan a la empresa equilibrar su liquidez y atender sus obligaciones de pago.

Desde las mismas entidades financieras, la refinanciación se considera como “un apoyo a la economía real y al tejido productivo”, de tal modo que, de no hacerse, muchas empresas se verían obligadas a cerrar sus operaciones.

Aunque lograr la refinanciación parece más sencillo para las grandes empresas que para las pymes, por su mayor volumen de crédito, una pyme también puede intentar, en caso de verse necesitada, a refinanciar su deuda bancaria, para lo cual es importante que la entidad financiera considere que su proyecto sea viable, a pesar de las tensiones de liquidez, y que se respete un protocolo de actuación que tenga en cuenta lo siguiente:

 

Evitar las prácticas contables o fiscales incorrectas.

En un proceso de refinanciación es obligado presentar los datos económicos y financieros de la empresa del mejor modo posible, evitando prácticas contables o fiscales incorrectas e inadecuadas que lleven a la entidad financiera a desconfiar de su veracidad.

Cuando se negocia con una entidad financiera siempre es importante presentar la información bien clara, verídica y transparente, pero en un proceso de refinanciación lo es todavía mucho más.

 

Priorizar y concretar los objetivos a alcanzar.

Cuando una empresa se encuentra con la necesidad de refinanciar los préstamos y créditos financieros es porque, casi con toda seguridad, acumula varios problemas a la vez.

Es por ello que, en una situación de crisis, es necesario priorizar y concretar los objetivos a alcanzar, porque difícilmente se podrán lograr todos: refinanciar, mantener los salarios, cumplir con todos los pagos a proveedores y acreedores, etc.…

De este modo, puede que la refinanciación de la deuda se logre a costa de reducir, por ejemplo, los salarios de los trabajadores, o inclusive la propia plantilla, o de cualquier otra regularización con proveedores y/o acreedores.

 

Establecer contacto permanente con el interlocutor de la entidad financiera correspondiente.

En estas situaciones, y mientras duran las negociaciones hasta llegar a cerrar un nuevo acuerdo, tanto el contacto, como el flujo de información entre la entidad financiera y la empresa, debe ser continuo.

Desde la empresa debemos dar toda la información con la suficiente antelación, y coordinar con la entidad financiera los distintos planes que se confeccionen y emprendan.

 

Demostrar a la entidad financiera la viabilidad de nuestro proyecto empresarial.

Lo normal es que la entidad financiera solicite a la empresa de un plan de negocio para evaluar los riesgos a los que se enfrenta, y que defina un modelo de financiación sólido, sostenible y factible, siendo éste la base inicial de negociación.

En concreto se tendrán que confeccionar proyecciones de ingresos, cobros, gastos y pagos, así como de la evolución de los activos y pasivos necesarios para reforzar la estructura financiera de nuestra empresa.

A modo de ejemplo, se pueden plantear desinversiones de ciertos elementos del activo que no sean estratégicos, o bien limitar al reparto de los beneficios durante un período de tiempo.

En realidad, no se trata solo de demostrar a la entidad financiera la viabilidad de nuestro negocio, sino también a la propia empresa, puesto que, si ésta no es viable, refinanciar la deuda quizás lo único que conseguiría sería agrandar el problema, y ese nunca sería el camino a seguir.

 

Negociar nuevos plazos de amortización, precios e importes.

El objetivo final del proceso de refinanciación siempre será negociar nuevos plazos que permitan equilibrar la liquidez, incluyendo, de ser necesario, periodos de carencia en el pago de intereses o en la devolución del principal, o en ambos casos, que ayuden a conseguir un buen acuerdo.

En su contra, una refinanciación puede conllevar un aumento de la carga financiera total, aunque teniendo en cuenta los bajos tipos de interés de la actualidad, la previsión es que el aumento no sea demasiado significativo.


Recuerda que en Martin & Asociados somos consultores expertos en refinanciar la deuda de empresa con las entidades financieras.

Summary
¿Cómo puede refinanciar la deuda una empresa con las entidades financieras?
Article Name
¿Cómo puede refinanciar la deuda una empresa con las entidades financieras?
Description
Refinanciar las deudas de una Pyme ocasiona una mejora en los tipos de interés o una ampliación de la amortización, para reducir las cuotas que paga la empresa y disponer de una mayor solvencia
Author
Publisher Name
Martin & Asociados
Publisher Logo
0

Related Posts

Problemática bancaria de las…

Problema actual de las empresas con los bancos   2 tipos de créditos para las empresas Hoy en día las empresas, en su pool bancario o deuda con las entidades…
Leer más

7 puntos para detectar…

Una crisis empresarial manejada a tiempo es un buen remedio para salir de ella. Caso contrario, se puede extender como una enfermedad alcanzando todas las áreas de la empresa, comprometiendo…
Leer más